Vidrios crudos

 

 Float

El float es un vidrio de caras planas y paralelas, que se caracteriza por su transparencia y capacidad de transmitir la luz visible. Se utiliza en ventanas de distintos tipos,  asegurando una visión nítida y sin distorsiones ópticas. A su vez, el float con color  preserva las características que hacen que no genere distorsión, pero suma el color como un recurso estético, al tiempo que disminuye el ingreso de luz y calor. El float constituye la materia prima por excelencia de los vidrios templados y laminados, y para fabricar  espejos y manufacturar unidades de doble vidriado hermético (DVH).

 Laminados

Los vidrios laminados están formados por dos o más capas de vidrios unidas entre sí por una lámina o varias de Polivinil de Bitural (PVB), aplicadas a presión y calor. Es utilizado como vidrio de seguridad, ya que el PVB sirve de sostén en caso de rotura del vidrio y no se generan desprendimientos.

 Reflectivos

Se obtienen a partir de vidrios básicos tipo float (con o sin color) a los que se incorpora un revestimiento reflectivo metálico en una de sus caras. Funcionan combinando el control solar y térmico con una alta transmisión de la luz.

 Sistema Profilit®

Consiste en vidrios incoloros configurados en forma de “U”. La cara exterior presenta una textura impresa difusa translúcida y su faz interna es lisa. Se utiliza para la realización de tabiques autoportantes de vidrios, lo cual es una alternativa recomendable para grandes cerramientos que permitan el ingreso de luz natural difusa sin generar sombras y preservando la privacidad visual. Adicionalmente, eliminan la necesidad de incorporar carpintería convencional para cerramientos, y tienen un bajo costo de obra y mantenimiento.